Archive for the ‘Música’ Category

Siniestro Total – «Me gusta como andas»
16 enero 2010

Siniestro Total
Me Gusta Cómo Andas
1988
Escúchalo en Spotify

Esta noche, la versión Ultimate de las bandas de rock patrias, es decir Wicked Wanda, es decir, mi banda, estará en Alcalá rindiendo tributo a Siniestro Total. Será una noche de homenaje a la banda viguesa, sesión de karaoke incluída, que contendrá un buen puñado de versiones más o menos reverentes. Llevamos un par de meses preparando esta noche, y supongo que no sorprenderá a nadie si digo que, siendo Siniestro Total nuestro referente absoluto, lo más complicado ha sido hacer la selección de las canciones a versionear. Si ya en un directo que tiene más de quince años, como Ante todo mucha calma, la avalancha de hits es atronadora, imaginen ahora que los discos soberbios han seguido sucediéndose. Mi homenaje particular a mi banda preferida termina (o arranca, según el momento en el que lean esto) con este recuerdo a Me gusta cómo andas, uno de los discos menos apreciados de la banda, pero que contiene algunas de mis canciones predilectas, por particulares, del combo.

En 1988, Siniestro Total se encontraba en un punto de transición. Definitivamente asumidas las raíces bluseras de la banda, con Alberto Torrado -uno de los mejores bajistas que ha dado nuestro rock, y lo digo muy a sabiendas de lo que hablo, que he tenido que imitar torpemente algunas de sus filigranas en las versiones de esta noche- dejando Siniestro para unirse a Os Resentidos, quedaban del núcleo original Julián Hernández, que deja definitivamente una batería que nunca tocó del todo mal, Miguel Costas y Javier Soto. Para la grabación se turnan músicos de estudio, que dejarían paso en poco tiempo al bajista Segundo Grandío y al batería Ángel González. Me gusta como andas es un disco donde las letras de Julián Hernández toman importancia definitiva, con alguna escasa letra de Costas aún bastante boba (Dame tu corazón, posiblemente la canción más floja del disco), y que aunque se rinde a ratos a los encantos de los Siniestro tradicionales, como Hermano bebe o Pueblos del mundo, extinguíos, toma en términos generales un tono más pesimista, crítico y oscuro. Al cripticismo de Somos ultraístas o las referencias de la insólita Algo huele mal en Dinamarca se suman el tríptico Fuimos un grupo vigués (incorrectísima entonces y ahora), Detente predicador (de un anticlericalismo militante algo turbador) y Vil guerra civil (de posicionamiento político-social diáfano pero inteligente). Me gusta como andas tiene juegos líricos tan perfectos como la canción que da título al disco, compuesta exclusivamente con frases hechas extraídas de clásicos del blues o Alégrame al día, el himno antitaurino que, a pesar de su transparente obviedad, triunfa con un estribillo tan soberbio como «Alegrame el día por Dios… y la Virgen María»: poca broma con la búsqueda del Pareado Perfecto. Y entre las caras B de singles, una de las joyas olvidadas e indiscutibles de la banda, la perfecta Gremio de hostelería ( «No es lo mismo un chef que un cocinero / No es lo mismo un maitre que un camarero / No es lo mismo un lupanar que un levantadero / No es lo mismo en efectivo que ir al cajero»).

Me gusta cómo andas es un disco musicalmente muy compacto, lejos de la sorprendente versatilidad de la venidera obra maestra En beneficio de todos, pero quizás esa consciencia de estar dirigiéndose a un punto melódico muy específico sea lo que más le beneficia. No solo se trata de que el disco contenga temas que por sí solos lo justifican y sostienen, como la increíble Cuánta puta y yo qué viejo, quizás mi canción favorita de Siniestro Total, sino que la carencia por vez primera de dos voces dirigiendo al grupo en direcciones no contrarias, pero sí tirantes, da pie a un trabajo conciso y afilado, de ideas claras y resultados sin subterfugios. O sea, a lo que importa: un puñado de canciones absolutamente irreprochable.