Everyday the Same Dream

Everyday the Same Dream
Paolo Pedercini
2009
Freeware (juégalo aquí)

Francamente, creo que la importancia de la sencilla pero consistente labor reformuladora de la narrativa de los juegos que están llevando a cabo títulos gratuítos como Passage, Dungeon, Small Worlds o este mismo Everyday the Same Dream no podremos calibrarla hasta dentro de un tiempo. Confío en que toda una generación de futuros juegos están quedando marcadas por la agresiva experimentación con el tiempo, el espacio y el ritmo de experimentos en flash de engañosa sencillez, confeso simplismo gráfico y varias capas de lectura. Varias, digo, porque este Everyday the Same Dream ha sido elogiado, pero también ninguneado por la blogofera en nuestro idioma. La razón, que el mensaje es demasiado obvio: la estructura de Everyday the Same Dream se repite inmisericorde una y otra vez, y subraya su sencillo resorte narrativo. Hay que conducir con la única ayuda de las teclas de cursor y la barra espaciadora a un mediocre oficinista sin rostro hasta su lugar de trabajo. Con una ambientación onírica (a pesar de la elegancia de su estética con tiralíneas, que a veces parece salida de unos créditos de Saul Bass, y la muy cool banda sonora, que también aporta lo suyo a esa cuestión) que nos acostumbra rápidamente a que cualquier callejón sin salida devuelva a nuestro antihéroe junto a su cama y recién levantado, Everyday the Same Dream es algo más que un gag que se repite para transmitir una visión desolada de la rutina diaria. Que también, pero es solo la primera capa.

La prueba de que Everyday the Same Dream maneja energías bastante más contundentes que una simple crítica al abrumador peso de lo cotidiano está en un instante muy concreto, que les aconsejo descubrir por ustedes mismos: aquel en el que nuestro héroe sale de su coche y del atasco que le atosiga cada mañana, se interna en un prado, se acerca a una vaca y, simplemente, la acaricia con ternura en la cabeza. Hay pocos, muy pocos héroes de videojuegos mainstream que puedan transmitir tanta verdad y tanta ternura con un recurso tan sencillo. Así que sí: Everyday the Same Dream es una crítica sencilla y contundente a nosotros mismos y nuestra ansia de encadenarnos a dinámicas de despertador a las ocho de la mañana, pero también es algo más, y mucho más importante. La prueba de que con cuatro teclas de cursor y una barra espaciadora puede generarse una épica interna a la altura de cualquier combo de doce botones.

7 comentarios

  1. Sigue con Jackie Chan canalla!!! (¿O era solo por rellenar?)

  2. Qué ganas tengo de probarlo, desde que vi un “tráiler” de este experimental juego. Me gusta que los creadores de videojuegos se estén tirando poquito a poco a la piscina de la crítica y la reflexión, aunque sean livianas y masticadas como ésta. Pero por algo se empieza, es la única forma de que la narrativa avance un poco, que se empiece a imbuir de temas de actualidad, de la vida de las personas y de su entorno, aunque suene un poco existencialista…

  3. Precioso Juego. Precioso.

  4. Lo de la vaca no es la única opción fantástica. En mi primera partida he optado por no sentarme en el cubículo de trabajo y seguir adelante… el resultado ha sido apabullante.

    Segundo momento mítico, la ojita del arbol. No se puede hacer nada con ella y yo me veía ahí intentando interactuar como un loco a la busqueda de cualquier miserable salida al tedio que el juego representa de maravilla.

    Por último, creo que es dificil mejorar la composición del scroll lateral (¿se dice así?) cuando llegas a la oficina y los cubículos se van haciendo cada vez más pequeños y cada vez más numerosos. Un efecto que quizás puede lograr un comic, pero dificilmente el cine.

  5. […] en sus historias. No resulta casual que Weiner cite a Cheever como una de sus biblias y tampoco que este videojuego online llamado Everyday the same dream use a Bass como evidente referente gráfico para construir su look […]

  6. […] Encontrado en el blog de John Tones, Dosis Mínima. […]

  7. Yo acabo de jugar esto y como dice el principio que le encontremos nuestro propio significado, por lo que yo entiendo diria que cada cosa es de las buenas y malas cosas que pasan en la vida como lo aburrido de levantarse cada mañana ya sabiendo exactamente que haremos, tambien lo de acariciar la vaca diria que es como “algo especial” que nos pasa en la vida o como lo del despido y lo de saltar al acantilado para suicidarse, poniendole fin a tu vida sin saber que otras cosas vendran despues… quien sabe cuando nos puede pasar algo muy bueno y ya no estemos para poderlo apreciar en carne y hueso..! Emm… solo eso… SalUdOs A TodOs..!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: