The House of Mystery – Bernie Wrightson

House of Mystery – Bernie Wrightson
2009, recopilando historias procedentes de House of Mystery

Olvidemos la desastrosa edición de Planeta, perfecta para regalar y para iniciar a algún despistado en las artes de Wrightson, pero que carece del quisquilloso completismo de los Showcases de los que extrae su material. Es una simple (y breve) recopilación de historias de Wrightson, y su principal función es ayudar a completar una cara más del poliedro que conforma el trabajo de su autor. En esta ocasión, una faceta menos agresiva que el trabajo que realizó para Creepy y otras publicaciones Warren. House of Mystery es la cobarde imitación que DC Comics lanzó de los comics de la EC, aguando la violencia, la sangre y el morbo. La muerte aparece de oídas, los hombres son víctimas de conspiraciones sobrenaturales ajenas a las corpóreas pasiones terrenales, y si bien el culpable siempre resusta castigado, como pasaba en los muy morales tebeos de la EC, ese castigo no está generado por la mezquindad humana, sino por Consciencias Ultraterrenas. Es decir, es un terror teledirigido y sin dobleces.

A pesar del oficio de gente como Len Wein, Marv Wolfman o Joe Orlando, The House of Mystery está maniatado por su principio de no ofender, y vemos demasiado a menudo trasgos vaporosos e incluso espíritus con buenas intenciones, traicionando el clima de pánico e inseguridad que tan gozosamente habían construido las Historias de la Cripta. Lo bueno, a pesar de ello, por supuesto, es Bernie Wrightson. Incapaz de prescindir de su trazo violentado, de la retorcida inseguridad que transmite a sus personajes, Bernie Wrightson es al comic de terror lo que Edgar Allan Poe es a la literatura de género: solo con un par de pinceladas transmite al lector unas psiques inseguras, unos comportamientos traumados y unas pasiones desbocadas que son el auténtico corazón de un buen cuento de miedo. Al fin y al cabo, nadie quiere leer sobre excesos de confianza y puertas que al chirriar solo son… bueno, puertas que chirrían. Wrightson, pues, salva sobradamente la papeleta de tener que andar tratando con guiones forzadamente breves (los de tres páginas son para echarse las manos a la cabeza) retorciendo anatomías, forzando contrapicados, inclinando extremidades y, con ese estilo medio abocetado tan sublime, clavando una levísima sonrisa de ambigüedad en los gestos de sus personajes. Solo así, lo que no son más que chascarrillos de catapún sobrenatural se convierten en miniaturas góticas que tardan un buen y gozoso rato en desvanecerse de nuestras gargantas.

15 comentarios

  1. >>> el culpable siempre resusta castigado, como pasaba en los muy morales tebeos de la EC

    Tones, ¿te has leído los tebeos de la EC, o lo dices de oídas? Una de las cosas a las que deben su fama es justamente lo contrario…😛

  2. Sí, alguno que otro he leído.

    Hay casos y casos, por supuesto, y hay excepciones, pero yo diría que el crimen paga en los tebeos de la EC. Te recuerdo que son tebeos de venganzas sobrenaturales: víctimas que vuelven de la tumba para vengar sus muertes. Por supuesto, también hay historias de monstruos que se ceban en inocentes, pero son excepciones, y suelen tener un toque humorístico (son las dibujadas por Jack David y Graham Ingels). Pero vete a las Suspenstories o las cosas que dibujaba Jack Kamen. ¿No estarás confundiendo la EC con la Warren?

    Por supuesto, puede que esté equivocado y mi impresión esté deformada, pero es que esto es de toda la vida: los tebeos de la EC son hasta conservadores en ese sentido. Hay una moral muy fuerte en esos tebeos.

  3. Maticemos. Lo normal era, en efecto, la moraleja de “el crimen no paga”, pero una cosa que destacó de EC en su momento era justamente el que esto NO SIEMPRE fuera así. Hay bastantes historias en las que, por ejemplo, pagan inocentes, o los criminales quedan sin castigo… Un ejemplo muy claro: la historieta “The execution!” (justamente en Crime SuspenStories 12), en el que un inocente muere en la silla eléctrica, y el único testigo que puede salvarlo es el encargado de apretar los mandos de la silla… Cosa que hace, sin saber a quién está matando. No es una historieta de las “humorísticas” precisamente… Y hay muchos más ejemplos… Y justamente este tipo de historietas, contrarias a la moralina habitual, como decía, son uno de los pilares de su fama. De todos modos, tampoco es que pretenda llevarte la contraria, es una cuestión de matiz, supongo. Pero un matiz, creo, importante y que se ha destacado en más de una ocasión…

  4. Va, he encontrado otro ejemplo que destaca Javier Coma en su libro (ya con unos añitos) “Los comics. Un arte del siglo XX”:

    >>> El eje de los EC Comics fue, por encima del arte de sus guionistas y dibujantes, y de la adopción de una lingüística basada en el horror, el planteamiento de un análisis de la sociedad norteamericana bajo un punto de vista profundamente crítico. En “A kind of justice” (…) una chica de dieciséis años era violada, negándose a decir el nombre del autor. Arrestado un joven forastero y torturado por la fuerza pública, el sheriff conseguí arrancarle la confesión del hecho con falsas promesas de protección que se traducían luego en permitir su linchamiento a manos del pueblo enfurecido. La última viñeta mostraba al sheriff recordando a la chica violada que le había prometido matarla si le denunciaba como verdadero autor del delito. <<<

    Ves, que Coma (y otros) destaque este tipo de historias es porque, justamente, en los tebeos de EC no ocurría precisamente que "el culpable siempre resulta castigado". O sea, que la moralina no era la de un mero "ojo por ojo", sino algo más complejo…

  5. Estoy de acuerdo contigo en algo: no es un simple “ojo por ojo”. La moral de los comics de la EC es algo más compleja, por el simple hecho de que un cadáver que vuelve de la tumba para vengar su muerte es una cosa algo más metafísica que un simple ajuste de cuentas. PERO…

    … sigo pensando que el ejemplo que pone coma es una excepción. Una excepción todo lo extendida que quieras, pero una excepción. Primero, porque los tebeos de la EC ni eran los más sangrientos ni los más amorales anteriores del código (de hecho, insisto, son famosos por ser hasta tibios en ese sentido), y si conoces el tema, que veo que sí, sabrás que siempre se ha considerado que los tebeos de la EC fueron poco menos que un chivo expiatorio por pecados ajenos.

    Siento haber sido poco específico en el texto, quizás debería haber aclarado que “la mayoría” de los tebeos de la EC eran así, pero no todos, pero sigo pensando que dejando aparte historias más chistosas (como, que se yo, las de vampiros contra hombres lobos o la del origen del crypt-keeper), había moral y orden en esas historias. Otra cosa es que también hubiera pesimismo, y a veces se transmitiera que el crimen no siempre paga. Pero “no siempre paga” no es lo mismo que “siempre sale indemne”.

  6. Interesante debate éste. Quiero participar pero esoy en casa cuidando de una peque febrosilla que justo ahora requiere de mis cuidados. A media tarde espero haber apuntado alguna cosa. Lo digo para que regresen ambos y nos tiremos los trastos a la cabeza.
    Mientras tanto, este texto es impepinable al respecto:
    http://www.tebeosfera.com/documentos/documentos/los_otros_breve_historia_de_los_comics_de_horror_pre-code.html

  7. Por un lado, creo que traer a colación a la EC no es del todo correcto. La colección de la DC nace en el 51, y viene a sumarse a la moda de los tebeos de horror de la época. La aportación de la DC fue casi seguro la más insulsa y poco relevante, la más timorata y menos brillante. Pero las historietas de Wrighston pertencen a otra época. Por en medio, por ejemplo, albergó las historias del Detective Marciano y otros superhéroes. En el ’68 y ante el éxito de Creepy y el nuevo auge del terror, la cabecera se reconvierte con la vista puesta en Warren, pero con con el comic code en portada pues era un comic book, y con las limitaciones que eso conlleva. DC siempre fue muy cobarde con el Code. Las historietas de esta segunda época de House of Mystery son potentes en lo gráfico, pero palidecen bastante al lado de Warren, Skywald e incluso los magazines de Marvel.

    Dicho lo cual

    Yo creo que cuando se habla de EC es bueno diferenciar los comics de terror de los de crímenes. Y en su mayoría son morales, en algunos casos sutiles. Pero también son bastantes las historietas en las que el lema El crimen no paga no está presente. De hecho, los tebeos de crímenes son una reformulación de la moda impuesta por Lev Gleason casi una década antes. Dejan de lado el criminal famoso y se van al crimen doméstico. Yo no diría que son conservadores, ya que incluyen un elemento social que sí es novedoso. Hay historietas sobre el tema racial. Y no siempre paga el crimen (la historieta de la niña que asesina al padre y culpa a la madre y al amante de este, que acaban en la silla eléctrica). También es cierto que casi todas giran alrededor del adulterio o el matrimonio por interés, y esto se paga siempre. Desde ese punto de vista son morales. Pero insisto que no son propiamente tebeos de miedo, son de crímenes.

    Respecto al terror, se impone la venganza de ultratumba, aunque hay casos de inocentes. Yo creo que ahí miran al grand guignol descaradamente. Pero es bueno saber que hubo otras editoriales mucho más burras al respecto. De la misma manera que las hubo más pecatas.

    Tanto a Tones como a mí nos gusta rebajar la importancia de la EC porque como dice Watt-Evans la historia de los tebeos de miedo está escrita por fans de la EC, pero hubo otros muchos materiales tan o más interesantes, por mucho que la EC sea una maravilla y, sobre todo, sea compacta. El elemento político social es importante, también. Gaines era de izquierdas. Y fue chivo expiatorio. Es general la opinión de que la cagó acudiendo voluntariamente a las televisadas sesiones del senado. La imagen de un senador que quiere ser presidente interrogando a un editor puesto de anfetaminas no da lugar a dudas respecto a quien va a perder la pelea.

    A favor de Gianes, por ejemplo, se puede decir que sus tebeos eran del todo laicos, y que el demonio, muy presente en otros tebeos, nunca hizo acto de presencia. Sólo este detalle rebaja la acusación de que eran tebeos muy conservadores. Eso no. Introducían un elemento social, pero con moralina progresista. Eso sí. Y el adulterio pagaba siempre, eso también.

  8. Me olvida comentar que en casos como la Ajax o la Key producían tebeos amorales.

  9. Gracias por las puntualizaciones, en las que no puedo sino coincidir. Al decir que son conservadores no me refería al mensaje político y racial, que sin duda está y es bastante progresista, y bien que incidieron en ello con unas cuantas historias de linchamientos, sino a una cuestión más de conservadurismo en cuanto a quiénes deben ser castigados y quiénes no. Cuando hay historias de adulterios, los amantes siempre son castigados, porque además son amantes maquiavélicos y conspiradores. No recuerdo ningún caso en el que los amantes maten a la esposa y se salgan con la suya. O que la heredera de una herencia con un joven querido no sea castigada.

    De acuerdo, está la historia de la niña, pero insisto en que son retruécanos, como bien dice Absence, grandguignolescos, con mucho humor, y lo considero más gamberradas y salidas de tono (precisamente porque se distancian de lo habitual) que auténticas muestras de estilo. De todos modos, intentar fijar unas coordenadas, cuando claramente hay historias con mensajes que se contradicen es ridículo.

    Supongo que me he dejado llevar por la comparación que dice Absence: EC se llevó la fama tremenda, pero había casos como los de Ajax que dejan los mensajes de los tebeos de Gaines en mantillas, con su crudeza y su moral inhóspita. De acuerdo, había tebeos muy, muy conservadores, casi de integrismo cristiano, pero había producciones de serie Z que eran un abismo de horror sin moraleja y ante los que la EC, francamente, queda como algo tibio.

    Dejando bien claro, por supuesto, que adoro los tebeos de la EC. Infinitamente más que los de DC Comics, por supuesto. Que, por cierto, tenía anotado decir que estos tebeos siempre fueron muy mojigatos y cuidadosos de no saltarse el Code, pero se me pasó al final, y por eso queda el texto un poco descontextualizado, y parece que estoy hablando de tebeos contemporáneos a la EC, cuando no es cierto. Mis disculpas.

  10. >>>sigo pensando que el ejemplo que pone coma es una excepción. <<>> Siento haber sido poco específico en el texto, quizás debería haber aclarado que “la mayoría” de los tebeos de la EC eran así, pero no todos <<>> “no siempre paga” no es lo mismo que “siempre sale indemne”.<<>>Cuando hay historias de adulterios, los amantes siempre son castigados, porque además son amantes maquiavélicos y conspiradores. No recuerdo ningún caso en el que los amantes maten a la esposa y se salgan con la suya.<<<

    Pues ya volvemos a estar en eso. De verdad que no quiero repasar mi cole, pero en el mismo tomo del que salió el otro ejemplo hay otro más para contradecir lo anterior: "Snooze to me!", también de Crime Suspenstories 12. Los amantes se van de rositas con la esposa muerta, ya lo creo. Pero bueno, ya está bien de ser tan puntillosa. Por mí, estoy de acuerdo con todo el asunto y ya.😉

    Y volviendo al tema del post, el tebeo de Wrightson y cía es una gozada a nivel de dibujo… y no tanto en lo otro, coincido plenamente. Ahora tengo esperándome el tomazo de Creepy de Planeta, y ya estoy frotándome las manos…🙂

  11. [Ostras, algo he hecho que el WP se ha comido unos cachos de mi comentario… Vuelvo a colgarlo a ver si ahora…]

    >>>sigo pensando que el ejemplo que pone coma es una excepción.

    Y con la de antes ya son dos (y hay más, seguro, pero de verdad que me hace pereza buscar). Y de eso se trataba. Tampoco creo que sea necesario insitir más, que se nos va de las manos. Yo sólo apuntaba que el SIEMPRE es, simplemente, NO SIEMPRE. Yo lo acepto, tú lo aceptas, no hay mucho más que decir, pues estamos de acuerdo.🙂

    >>> Siento haber sido poco específico en el texto, quizás debería haber aclarado que “la mayoría” de los tebeos de la EC eran así, pero no todos

    ¿Ves? Estamos de acuerdo. Y a mí al menos me ocurrió que, al leerlos, justamente las “excepciones”, quizá precisamente por serlo, fueron, por lo general, las que más me impactaron.

    >>> “no siempre paga” no es lo mismo que “siempre sale indemne”.

    Sí, con esto último también estoy de acuerdo. En mi comentario anterior quizá me he expresado mal y he dado a entender lo contrario: “en los tebeos de EC no ocurría precisamente que ‘el culpable siempre resulta castigado’ “, y con esto quería decir que NO SIEMPRE -insisto- resulta castigado.

    En lo que dice Absence (eh, yo inventé el adjetivo “absencista”😛 ), estoy básicamente de acuerdo.

    >>>Cuando hay historias de adulterios, los amantes siempre son castigados, porque además son amantes maquiavélicos y conspiradores. No recuerdo ningún caso en el que los amantes maten a la esposa y se salgan con la suya.

    Pues ya volvemos a estar en eso. De verdad que no quiero repasar mi cole, pero en el mismo tomo del que salió el otro ejemplo hay otro más para contradecir lo anterior: “Snooze to me!”, también de Crime Suspenstories 12. Los amantes se van de rositas con la esposa muerta, ya lo creo. Pero bueno, ya está bien de ser tan puntillosa. Por mí, estoy de acuerdo con todo el asunto y ya.😉

    Y volviendo al tema del post, el tebeo de Wrightson y cía es una gozada a nivel de dibujo… y no tanto en lo otro, coincido plenamente. Ahora tengo esperándome el tomazo de Creepy de Planeta, y ya estoy frotándome las manos…🙂

  12. El hecho de que los tebeos de la EC no fueran los más transgresores en sus propuestas argumentales no debe rebajar ni un ápice su calidad. Es cierto que los de la Ajax, por ejemplo, eran muchísimo más brutales, pero la diferencia fundamental era la aportación artística de la EC. Mientras que las nónimas de otras editoriales estaban llenas de dibujantes muy pobres gráficamente, la EC concentró el mayor talento gráfico y formal de la época. Y literario, además. Las historias de la competencia tenían como único atractivo un a transgresión social inconcebible en la época, pero sus historietas eran malas de solemnidad en un porcentaje altísimo (siempre he pensado que estas otras editoriales adelantaron veinte años el concepto de ese tebeo de masas italiano de los 70 de sexo y violencia). A cambio, la EC partía de un indudable espíritu transgresor (posiblemente menor, pero indudablemente progresista -aunque en este caso, es cierto que el progresismo en los 50 difícilmente incluía el aspecto sexual-), pero una concepción artística avanzadísima. Dicho de otra manera: puede que desde el punto de vista del análisis sociológico, sean más interesantes los tebeos de género de las otras editoriales (sin renunciar a la EC como punta de iceberg del fenómeno), pero desde el punto de vista puramente historietísco, los de la EC son necesarios para entender la evolución del medio…
    Creo…

  13. Volviendo: aprovecho para enlazar una encuesta que propuse hace tiempo sobre cómic de terror; la verdad es que surgieron títulos la mar de interesantes… http://werewolfshow.blogspot.com/search/label/Encuesta (son los tres primeros posts que salen y, obviamente, están en orden cronológico empezando por el más reciente… aunque la cosa fue hace más de un año, añado).

  14. <<>>

    Eso es incuestionable, creo.

    <<>>

    Hombre, si se trata de analizar la vida marital lo suyo es la EC.🙂

  15. Coño, los <>, me ha pasado lo mismo que a lajudith.

    Ahora podría hacer aquello de:
    <>
    ¡Pero cómo te atreves a decir eso! ¡QUé profunda ignorancia! y os quedarías todos mosqueados, pero no pienso hacerlo.

    Lo del comentario annterior iba así:

    “siempre he pensado que estas otras editoriales adelantaron veinte años el concepto de ese tebeo de masas italiano de los 70 de sexo y violencia”

    Eso es incuestionable, creo.

    “puede que desde el punto de vista del análisis sociológico, sean más interesantes los tebeos de género de las otras editoriales”

    Hombre, si se trata de analizar la vida marital lo suyo es la EC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: