Incógnito


Incognito
Ed Brubaker y Sean Phillips
#1- #6 (2008-2009)

Aunque carece del talento para la filigrana conceptual de Warren Ellis en términos de reformulación de infraclásicos de la cultura popular, lo que Brubaker ha creado con su compinche habitual Sean Phillips en Incógnito solo puede ser calificado como una obra de amor y conocimiento por los resortes narrativos de unas formas de entretenimiento que se siguen reciclando año tras año. Carente de la capacidad de sorpresa de Sleeper, más desmelenado e inclasificable que Criminal, este Incógnito es un febril homenaje a los héroes pulp de la Gran Depresión, a esos que sólo necesitaban un antifaz ridículo para no ser reconocidos jamás de los jamases, pero sobre todo, un homenaje a una moralidad y una forma de entender el conflicto entre el Bien y el Mal impracticables hoy día.

El argumento, o más bien el posicionamiento de Incógnito, tiene mucho robado al Wanted de Mark Millar: el contraste entre una vida mediocre, monótona y sin emociones, esencialmente la que llevamos todos, y una excitante, en la que cada día es una incógnita y cada paso un nuevo peligro. Sólo desde la perspectiva del pulp, tan ultramoral que lleva implícita su propia amoralidad narrativa (el posicionamiento Bien-Mal no procede de un razonamiento sobre la ética como el de los superhéroes Marvel, sino que viene impuesta por na naturaleza de cada cual) se puede plantear una historia como la de Incógnito, donde los personajes no se entretienen en preguntarse por qué están en el bando de los héroes o en el de los villanos, sino qué pueden hacer para sobrevivir el mayor tiempo posible dentro de ellos. Se ha dicho que el héroe de Incógnito es profundamente amoral, pero yo creo que tiene una moralidad muy férrea, aunque posiblemente poco popular en estos tiempos de solidaridad impostada.

Incógnito no sólo funciona como un álbum de guiños a personajes muy concretos como The Shadow o Doc Savage, sino como una investigación acerca de qué tienen estos personajes para que, a pesar de lo caduco de sus planteamientos y lo esquemático de sus historias, periódicamente resurga una fascinación por sus aventuras. La respuesta, por lo que a mí respecta, está en la narración de los orígenes del protagonista, que une en un solo tramo de la historia accidentes de ciencia-ficción pre-nuclear, gente que se enmascara para hacer el bien o el mal, ejércitos de clones y la consiguiente pérdida de la identidad de la infantería y seres que viven el triple de años que la gente normal. Es decir, lo que mola del fantástico: que sólo habla de cosas genuínamente, misteriosamente, incomodamente existenciales.

There are no comments on this post.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: