Dans Ma Peau

Dans Ma Peau
Marina De Van
2002

Dado el carácter breve y personalísimo, sin bibliografía adicional, de las reseñas de Dosis Mínima, nunca linko a blogs externos ni reseñas complementarias a lo que escribo. En esta ocasión, la singularidad de Dans Ma Peau me ha llevado a curiosear por la Red buscando interpretaciones de la película de Marina De Van, y creo que es de justicia recordar la soberbia crítica que Aureal le dedicó hace un mes escaso (y que, para empezar, fue la causa de que me lanzara de cabeza en busca de la película). Poco hay que añadir a la interpretación aurelista, pero algo sacaremos.

Dans Ma Peau es la odisea de Esther, narrada desde una aisladísima experiencia monopersona. Es yna joven y ambiciosa ejecutiva que en una anodina fiesta de empresa cae por accidente en una zanja, haciéndose una grave herida en la pierna cuya gravedad no descubre hasta que ve los efectos un rato más tarde: prácticamente tiene la extremidad destrozada. Por algún motivo, Esther no siente el dolor, y la película es la exploración de la chica de sus propios límites, atoinfringiéndose heridas hasta el extremo de la semimutilación, y desarrollando una relación con su cuerpo que podría calificarse de incestuosa, tal es la lúbrica conectividad que desarrolla con respecto a sus extremidades.

El gran logro de Dans Ma Peau es indagar en las raíces de lo obscenidad, situar al espectador frente a frente a un problema mental grave e incómodo (sí, bueno, también se puede interpretar la película de forma literal, pero si interpretan ustedes de forma literal a, digamos, Cronenberg, igual tienen que hacérselo mirar), pero hilar personajes y ambientación de forma tan perturbadoramente compleja, con personajes contradictorios y poco proclives a facilitar la identificación del espectador, que éste se encuentra en una situación incómoda. Nos repugna y atemoriza la actitud de Esther, que lleva a extremos de enajenación alucinatoria muy graves y a puntos de automutilación ciertamente insalubres; pero por otra parte, la comprendemos y compadecemos, sobre todo teniendo en cuenta la gentuza de la que se rodea la chica. Amigas envidiosas, colegas despreciables, amantes egomaníacos: cuando en el orgiástico tramo final de la película, su delirio llega al vampirismo, nos vemos confrontado con sentimientos contradictorios. Es la primera vez que vemos a alguien realmente vivo en hora y media.

Y entonces, con los créditos finales, llega el momento de preguntarse cosas.

5 comentarios

  1. Otra más que queda apuntada para la larga lista de “pendientes”.

  2. He de verla, pero le confieso que busco companyia femenina para hacerlo. Por morbo y por intriga.

  3. COLORADO se queda corto para definir cómo me deja usted. ¡Viva el morbo y las mujeres! ¡Qué rica está la De Van!!

  4. bajando.

  5. Interesante…Me la apunto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: