Colinas Sangrientas

The Hills Run Red
Dave Parker
2009

El motor narrativo del meta-objeto maldito es uno de los recursos más gastados y, a pesar de todo, fascinantes, de la cultura del terror. Puede desarrollarse una tesis sobre el particular rastreando sus orígenes en la literatura de género (con el Necronomicon lovecraftniano como culminación y muestra más popular) e incluso en sus aledaños (con las bibliotecas ficticias de Borges como ejemplo culminante). El cine tiene también unas cuantas muestras con películas malditas reales (a London After Midnight no se le suponen propiedades sobrenaturales, pero no será porque semejante tesitura no forme parte del sueño húmedo de alguna rata de filmoteca) y unas cuantas ficticias (en cuya cabeza, posiblemente, está Le Fin Absolue du Monde de John Carpenter, un cineasta que ha hablado de artefactos pop malditos en numerosas ocasiones, y a En la Boca del Miedo me remito). El Proyecto de la Bruja de Blair desató la moda de los metrajes encontrados, y el posmodernismo que nos asola regurgitó esta estética de falso neomondo añadiendo ingredientes del cine de terror japonés post-Ringu, la oleada de torture porn y demás mandangas para estudiantes de Imagen y Sonido cagones. La cuestión es que las películas que hablan de películas malditas abundan hasta el exceso, y a muchos de los que consideramos el género de horror perfecto para hablar no solo del horror, sino del propio cine de horror, todo lo que sea found footage nos excita y hace salivar. Un profundo conocedor de los resortes del género, como el guionista de Colinas Sangrientas, David J. Schow, lo sabe perfectamente.

Schow es crítico e historiador del género desde el año 78 (a él se le atribuye la creación del precioso término stalk-and-slah, que luego se quedaría en slasher) y tanto en su abundante obra literaria como en sus críticas y en sus películas ha hablado de metrajes que hacen enloquecer y metagéneros que no deberían estar al alcance de todo el mundo. En lo que respecta a sus guiones para cine (El Cuervo, The Texas Chainsaw Massacre III), nunca había llegado tan lejos como en Colinas Sangrientas, en la que un grupo de cineastas amateur se adentran en un tenebroso bosque buscando pistas acerca del rodaje de una brutal película de terror de los ochenta, The Hills Runs Red, protagonizada por el típico psycho-redneck, pero con unos niveles de violencia nunca vistos.

Colinas Sangrientas parte de la metapirueta de mostrar el trailer de The Hills Run Red, pero por desgracia no juega a reventar las reglas del juego que pide a gritos una historia de película maldita que, intuye el espectador en poco tiempo sin acertar del todo ni equivocarse del todo, bien podría ser la misma que estamos viendo. Imágenes de impacto como la que corona el falso trailer, con un río de sangre borboteando entre las piedras del bosque, debería ser el símbolo de la película de Dave Parker y no su momento álgido, pero por desgracia, Schow y los suyos prefieren acogerse a la medianía de los códigos preestablecidos que abrazar la genuína locura de ofrecer una película maldita pura.

Hay un momento absolutamente glorioso en la película y del que no daré aquí demasiados detalles: es la única frase que pronuncia el asesino Babyface, y rompe en mil pedazos las convenciones del género de psycho-rednecks, con un punto paródico y otro literalísimo. Schow es un iconoclasta, y además un iconoclasta peligroso, porque conoce a la perfección el tema que está corrompiendo. Un buen puñado de momentos como ese, ideas de guión, retruécanos acerca de unos jóvenes que buscan una película maldita que puede ser (o no) aquella en la que están implicados, salvan a una película cuyo gran logro es la visceralidad, la rabia y la sordidez (esa Sophie Monk a tope de todo) que logra aglutinar en escasos setenta y tantos minutos. Todo lo demás es muy de manual, y es una pena para una película con tan clara vocación de malditismo.

3 comentarios

  1. A “cultureta watch” de cabeza.

  2. Menudo tonito. Le ha faltado decir “a la profe que vas”

  3. ‘Cultureta Watch’ es un refugio para lerdos acomplejaos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: