Cuento de Navidad

cuentodenavidadplaza

Cuento de Navidad
(Episodio de Películas Para No Dormir)
Paco Plaza
2006

Casualidades de la vida, me tocan dos Cuento de Navidad seguidos en Dosis Mínima, aunque el tono, contenido e intenciones de uno y otro no pueden ser más distintos. Pulcro, responsable, queriendo aparentar casi virginidad el de ayer; tosco, furioso, desmelenado, algo indecente la película que Paco Plaza filmó hace unos años para la serie de TV-movies Películas Para No Dormir. Se ha dicho que en su sencillez y aparente falta de maldad es lo que la puso por delante del resto de las películas de la serie, que iban de lo regular a lo malo con una facilidad pasmosa para tratarse de un producto capitaneado por tantos nombres de relumbrón. Y sí, Cuento de Navidad es la mejor película para no dormir, pero ni es sencilla ni le falta maldad.

Quizás le sobre algo de complaciencia para con su público objetivo. Su irritante necesidad de agradar a la generación de los treinta y pocos con la ambientación del 85 y el exhibicionismo continuo de iconos de la época (de Naranjito a pastelitos Pantera Rosa, pasando por una buena sartenada de referencias a películas y series de televisión de la época) es quizás su punto débil: Cuento de Navidad sería exactamente igual ambientada en los noventa o en la actualidad (vaya shock acabo de llevarme: los noventa es el pasado). Da lo mismo, porque su genuíno espíritu es de los setenta.

Solo en los setenta se hizo trastabillar la moral y la conciencia del espectador con niños tan hijosdeputa como los que rondan por esta peliculita. Niños que tienen a su merced, en un agujero en el bosque, a una peligrosa atracadora de bancos, y un poco por diversión y un poco por codicia, se dedican a extorsionarla, torturarla y hacerla estallar. Cuento de Navidad es sencillamente eso, y si bien es cierto que tiene un curioso giro hacia el fantástico y un par de homenajes al cine que a todos nos gusta francamente entrañables (lo de Loquillo me pilló con la guardia baja y me tuvo enamorado la hora y pico que dura el metraje), es en cierta sutilidad a la hora de guiñar el ojo al pasado cuando Cuento de Navidad encuentra su discurso. Así, replica unos créditos de película infantil de los ochenta, clona el espíritu y parte de la forma bicicletera y ambliniana de las películas que marcaron a una (mi) generación -empezando por la ambientación costero-decadente y acabando por la inteligente decisión de que no se vea la cara a casi ningún adulto, como en E.T.– para pillar con la guardia baja al espectador. Como he dicho, cuando Cuento de Navidad se pasa a menudo de referencial (hay al menos cuatro guiños distintos a V), pero cuando usa esos guiños para que el espectador crea que está viendo Una Pandilla Alucinante y mostrarle que en realidad está viendo ¿Quién puede matar a un niño? es cuando Plaza se revela innovador y potente.

El cine de terror con niños, como digo, fue más vicioso y perturbador que nunca en los setenta. Cuando Cuento de Navidad tiende la mano hacia esos tiempos, funciona como un tiro. Y ni otros diez mil guiños a un icono tan soso e idiota como Karate Kid pueden aguar una toma de postura tan inesperada y sabrosa…

Una respuesta

  1. Pues sí que es una lástima que las “Películas para no dormir” salieran tan reguleras. Aunque hablo de oídas, ya que sólo he visto dos de ellas, pero me gustaría recalcar que “La habitación del niño” de Alex de la Iglesia no se debería dejar pasar bajo ningún concepto. Casi nada original, pero con una capacidad de poner los pelos de punta bastante digna de alabar.
    Me costó un tiempecillo volver a mirar tranquilamente debajo de la cama…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: