South Park – S01, E01 – Cartman Gets an Anal Probe

(Aviso para navegantes: La serie de posts sobre South Park fueron publicados en EliteVisión, y por ello se salen parcialmente del espartano aspecto del resto de Dosis Mínima. La explicación de los porqués y los cómos está aquí. S01 quiere decir Season01, es decir, Temporada 01)

La Sonda Anal de Cartman es, además, de el primer episodio de la primera temporada de South Park, su piloto. Fue producido meses antes de que Comedy Central encargara a Trey Parker y Matt Stone la realización de la serie, y por ello, es el único episodio animado íntegramente, de modo absolutamente artesanal, por los cerebros y creadores de South Park. Sorprende doblemente que el episodio, en el que Cartman es abducido por un grupo de icónicos alienígenas (que también raptan al hermano de Kyle, Ike) y le introducen una sonda anal para comunicarse con nuestras vacas, ya ofrezca al espectador algunas de las constantes que harían famosa a la serie. Aunque Cartman Gets an Anal Probe es un episodio no ya temprano sino directamente embrionario, y por tanto, todos los abundantes aspectos anticipadores que le encontremos los hallaremos más adelante en mayores y mejores cantidades, conviene tener bien presente por qué sigue siendo uno de los más recordados:

1. – Estimulos contradictorios a gran velocidad: En el autobús que les lleva al colegio, Kyle inicia una pelea con la conductora, la terrorífica Mrs. Crabtree, para que detenga el vehículo, porque ha visto a Ike acompañado de los alienígenas. Un diálogo hiperveloz se desarrolla entre los niños aterrorizados y la conductora, sumado a las propias reflexiones de Kyle. Un diálogo cuya culminación es un pedo de Stan subrayado por las carcajadas de los niños. De cadencia similar es una secuencia en la que los niños convencen a Chef para que provoque una distracción en la escuela haciendo saltar la alarma de incendios para salir a buscar a Ike. Inmediatamente después, los niños salen del colegio canturreando «Hoy no hay escuela, hoy no hay escuela». El paso de lo dramático a lo frívolo (a lo dramáticamente frívolo, a veces) se hace con la naturalidad de la que sólo son capaces los niños, pues South Park es también, entre otras cosas, una inteligente mirada a la perspectiva infantil del mundo.

2. – Pasión por la procacidad: South Park devolvió, curiosamente a través del abuso y la saturación, su valor subversivo a la palabrota. Para quienes consideramos el bocasucismo una forma de pequeña revolución social, South Park es casi un modelo de conducta cultural. Ya en este primer episodio los niños se intercambian insultos de una ferocidad insólita (Cartman llama “dildo” a Ike, aunque sólo Kenny parece saber qué es en realidad un dildo), y se alcanza cierto tope en este episodio con un gag al que acabaremos acostumbrándonos: Kyle comienza a insultar a los alienígenas a una velocidad disparatada, y sus insultos son camuflados por pitidos. Son pitidos que ya estaban en el guión, es decir, es una decisión humorística de Parker y Stone, que culmina, muy conscientemente, cuando Stan le pregunta a Wendy «¿Qué es un (pitido)?», poniendo en evidencia la estupidez implícita a la censura de este tipo de palabras malsonantes, por desgracia aún hoy en boga. Parker y Stone acabarán convertidos en maestros en la extensión de este gag hasta el paroxismo.

3. – Reverencia a las fuentes: Desde este primer piloto, South Park se revela como una serie asombrosamente respetuosa… con quien lo merece. Y del mismo modo que Parker y Stone no se cortan a la hora de lanzar sangrantes comentarios hacia los papanatas y los papanatismos que creen pertinentes, tampoco tienen pegas a la hora de reverenciar a los maestros. En este capítulo, sin duda destaca el glorioso momento en el que un rayo alienígena alcanza a Cartman de lleno y lo transforma, obligándole a cantar el clásico I like to singa que inmortalizó esta maravillosa Merrie Melodies titulada como la canción en 1936 («Argh! It’s a crooner!»).

Si se fijan, Parker y Stone sólo tienen que cambiar ojos y boca a Cartman para que parezca un personaje de la época. Es una sencilla y sincera manera de reconocer dónde está el germen del diseño esférico, suave, agresivamente moderno pero con las raíces bien plantadas en los clásicos de los personajes de South Park.

Como decimos, Cartman Gets an Anal Probe es un episodio germinal. Muchas de las constantes futuras de South Park ya se muestran tímidamente. La más obvia va implícita en el título y en el argumento: Cartman tiene una antena alienígena metida en el culo, y sobre esa anécdota oscila todo el episodio. South Park se convierte así en una maximización del humor de retrete que llegará a alcanzar grados metafísicos en la serie. South Park se atreve, por esta vía, por ejemplo, a manipular el lenguaje con frases tan precisas, turbadoras y demoledoras como «Están disparando fuego desde el recto de Cartman». Los hilarantes pedos de Cartman, auténticas llamaradas extraterrestres que incendian la cabellera de Pip, un compañero de clase, son la excusa para un primer ensayo sobre la naturaleza del humor, qué creen Parker y Stone que está permitido que nos haga gracia y qué no, y ya exhibe además un dominio del tempo humorístico y del ritmo y lenguaje del chiste absolutamente envidiables. En un primer guiño hacia su naturaleza de dibujos animados que van a usar su propia condición irreal para forzar los límites de lo permisible, Cartman grita -con, como señala Stan, «un satélite de 25 metros de ancho» saliéndole del culo-: «Estoy harto. Esto es completamente inmaduro». Por supuesto que lo es. Parker y Stone lo saben, y van a convertir esa inmadurez en una militancia, casi en una forma de ver el mundo. ¿Otra prueba? Kick the Baby, o la humillación fraternal como una forma de expresión de sentimientos que llegará, también entre amigos, entre parejas y entre padres e hijos, a alcanzar formas mucho, mucho más complejas.

Con todo, Cartman Gets an Anal Probe revela a menudo su condición de borrador. Aunque el gag de Stan vomitando sobre Wendy es uno de los más recordados de toda la serie, la presencia de la chica se adivina como un personaje que en principio iba a tener más protagonismo. Del mismo modo, aún no hay una visión demoledora del mundo adulto, representado aquí prácticamente en exclusiva por el Señor Garrison, que explica a los niños que «Colón era el mejor amigo de los indios, liberó a los hebreos de Napoleón y descubrió Francia», y hace bramar al Señor Sombrero una de sus frases míticas: «You go to hell! You go to hell and you die!», solo superada por la posterior burla de Cartman, ese experto en humillación ajena: «¡Jajaja, el Señor Sombrero te gritó!».

Así, de acuerdo, La Sonda Anal de Cartman es sólo (¿sólo?) un borrador de futuros logros, pero ya se muestra orgulloso, desafiante, casi convencido, diría yo, de que le espera un futuro gloriosamente comprometido con el humor más subversivo de la historia de la televisión.

Pueden ver Cartman Gets an Anal Probe aquí.

 

ANEXO CARTMAN GETS AN ANAL PROBE
1.- Hoy he aprendido algo (Repaso a las reflexiones finales de Kyle): «Hoy he aprendido algo. Tener un hermanito es algo especial. Soy un chico solo en este mundo loco. Si su corazón, o lo que sea que tengan, les dice que me devuelvan a mi hermano, mi vida volverá a ser feliz» – Puede parecer un poco genérico, este primer “«Hoy he aprendido algo», y quizás simplemente iba a ser un chiste para este Piloto. Pero observen cómo concluye: Stan le dice a Kyle «Eso ha sido precioso». Kyle pregunta: «¿Funcionó?». Y viendo que los aliens vuelven a llevarse a Ike, Kyle estalla: «¡Malditos hijos de puta! ¿Qué coño pasa con ustedes?». Es decir, este primer «Hoy he aprendido algo» era un truco, una argucia de Kyle, lo que en cierto sentido, invalida graciosamente todos los «Hoy he aprendido algo» que vendrán en el futuro.

2. Han matado a Kenny: Gloriosamente grotesca, con cierto exhibicionismo de humor por acumulación, aunque también, posiblemente por ser la primera y quizás ni los propios Parker y Stone ser conscientes de hasta qué punto podían explotar la continua muerte y resurrección de Kenny, es una de las más propias de un cartoon, casi como un homenaje malvado a los dibujos del Coyote y el Correcaminos. Kenny es acribillado por rayos lasers de aliens, una estampida de vacas le pasa por encima y es finalmente atropellado por un coche de policía. Stan grita: «You bastards»

3.- Palo del episodio (y el mejor insulto es…): Kyle grita a Ike que se tire al vacío desde el OVNI gritándole: «¡Haz tu imitación de la carrera de David Caruso!»

4.- Datos circunstanciales:
– Hay abundantes diferencias entre el piloto original y lo que luego acabó remontándose para ser el primer episodio de la serie, y pasar así de treinta a veintipocos minutos. Tienen todas las diferencias en la Wikipedia, y mi favorita es la conclusión del diálogo entre Kyle y Señor Sombrero: «Fuck Mr. Hat” – “No, no. Fuck you!». Quizás el cambio más importante y afortunado es el que llevó a eliminar un padre y una hermana para Cartman. La madre queda aquí ya configurada como madre soltera, con todo el abundante y consiguiente juego que llevará consigo en episodios venideros.
– La chica (real) que se ve en una foto en casa de Cartman es Rachel Stone, hermana de Matt (y futura voz de Shelly)

Una respuesta

  1. “Los pedos calientes dan mucha hambre” “Calla, mamón. Estas actuando igual que un niño” es una de mis frases fetiche de South Park. Se que las hay mejores pero esta es de las primeras que me hicieron mucha gracia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: