Lecturas Diabólicas

MPW-39202

I, Madman
Tibor Takács
1989

De las cosas que hemos perdido con el cine de los ochenta y los primeros noventa, y vive dios que esto no tiene nada que ver con la nostalgia barata y los periodos cíclicos de rigor, echo de menos especialmente a los creadores absolutamente enamorados del medio. Fred Dekker, Anthony Hickox, incluso el pesetero de Charles Band… y este Tibor Tacáks, de filmografía exigua y ridículamente centrada en un fantástico pulposo y honesto: las dos entregas de La Puerta y Lecturas Diabólicas, su segunda película.

En esta ocasión cuenta cómo una impresionable aspirante actriz, Virginia (Jenny Wright) ve salir de las páginas de unos libros que está leyendo al asesino que en ellos aparece, y que va repitiendo paso por paso los crímenes que describe el volumen Yo, chiflado. Con esa (extraordinaria) portada y semejante punto de partida, puede pensarse que Tacáks optaría por una historia de costuras posmodernas y un juego de mezcla entre realidad y ficción que homenajeara los pulps de antaño y las raíces del fantástico. Pero no: la devoción de Tacáks por su fuente es desaforadamente sincera, ciega incluso, hasta el punto de no saber ni querer averiguar qué demonios es la ironía. Lecturas Diabólicas sólo cuenta eso: un psicópata salido de un libro persigue a una chica que se puede anticipar a sus crímenes con la ayuda del volumen. Ni reflexiones sobre el poder de la ficción, ni miradas subversivas. El resultado es una película tan pulp como los libros homenajeados: a veces los personajes leen pasajes de I, Madman entre risas, dejando caer comentarios acerca de lo mala que puede llegar a ser esa literatura de tercera, para acto seguido embarcarse en una conversación… igualmente ridícula, preñada de tópicos y con exceso de adjetivación barata.

Tacáks es entrañable: carece de malicia y de dobleces. El puntual uso de stop-motion, las descargas llenas de significado de las escenas de gore y violencia, los personajes construídos con tópicos pero sin ánimo deconstructor. Lecturas Diabólicas, con su significativa fecha de estreno, cerrando una década que nunca volverá, es quizás una de las últimas películas inocentes de género, antes de la llegada de El Silencio de los Corderos, Drácula de Bram Stoker y sus respectivos, irreprochables pero mortales trallazos al género. Esos que impidieron que pudiéramos volver a mirar a una chica leyendo una historia de terror con un asesino a su espalda y viéramos única y exactamente eso. En toda su pureza y todo su brillo.

Una respuesta

  1. Buena pinta. A verla toca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: