Noches de Zipango

hino

Zipangu Night
1997
Hideshi Hino

El volumen decimotercero (en su edición americana, que es la que más o menos se toma como canónica y, sobre todo, ordenada) de la obra de Hideshi Hino, publicado en Japón en su mayoría en torno a 1997, es el más simple e infantil de los que he leído hasta ahora. Lejos de la potente imaginería alegórica de El Niño Gusano, distante del singular horror puro de Panorama Infernal o del malvado juego entre inocencia impostada y perversidad inconsciente de otros volúmenes de historias autoconclusivas, Noches de Zipango se centra casi exclusivamente en historias protagonizadas por niños, con argumentos que a menudo pueden ser resumidos en una línea.

Recopilación de historias «simple e infantil», ya digo, que en el caso de Hino no necesariamente es un problema. Con su extrema claridad expositiva, con su narración sin meandros pretendidamente adultos, recurriendo al efectismo como un mecanismo expositivo en sí y no como una forma de camuflar carencias narrativas, Hino pone al alcance del lector en Zipango unas historias que podrían calificarse como destilaciones de su esencia autoral. Niños que son espejos deformados y pestilentes de los pecados de los adultos, monstruosidades físicas como plasmaciones corpóreas de dolencias psicológicas: Noches de Zipango se permite, incluso, jugar con códigos esenciales de la narrativa de suspense (¿quién es el asesino? ¿la belleza está en el inerior? ¿el crimen paga?) para literalizarlos y, así, subvertirlos. Por ejemplo, la narrativa escalonada y cíclica típica de los cuentos breves de terror encuentra en La Mujer Sin Rostro un ejemplo extremado y llevado al paroxismo. He leído en más de un sitio que Zipango es el manga más enfermo y perverso de Hideshi Hino, y sin embargo yo lo veo más puro, honesto y cristalino que nunca. Disfrazado de obra menor, sin más rugosidad críptica que el infantil juego de su título (el nombe clásico, aparecido por primera vez en los libros de Marco Polo, de Japón). Puro y demencial como la sonrisa de un niño.

2 comentarios

  1. A mí me ha gustado más éste que Galería de Horrores, el anterior que sacó La Cúpula.

  2. Y a mí. De historias inconexas, este es uno de los mejores…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: