Hellraiser

hellraiser-hooks

Hellraiser
1987
Clive Barker

Es absolutamente asombroso cómo vista hoy, Hellraiser sigue siendo una pieza de cine de terror absolutamente indómita. Irregular, imprevisible, de ritmo moroso pero calculado, el debut de Clive Barker tras la cámara es tan incómodo, atrevido y singular como cuando se estrenó. Un batiburrillo de influencias, unas canónicas y otras insólitas, abofetean sin piedad al espectador, insisto, incluso hoy. La secuencia de la resurrección de Frank (Sean Chapman), por ejemplo, encuentra la clave de su intemporalidad en la sabia triangulación de tres referentes básicos: el homenaje a la resurrección de Christopher Lee en Dracula – Príncipe de las Tinieblas de la Hammer, la orgiástica exhibición de látex y prótesis de intenciones cárnicas que hicieron grande al cine de género en los ochenta y el aspecto levemente retro que se consigue con la animación de los órganos y miembros recomponiéndose, conseguido filmando la secuencia a la inversa.

Así es como funciona Hellraiser: la juventud y furia del joven Clive Barker (que no tuvo ningún problema en cargar de sexualidad ignota y salaz una película cuyas imágenes retratan muy bien a su creador y sus gustos más íntimos) actualizan unas raíces firmemente asentadas en el fantástico inglés, al que no se da la espalda en ningún momento. Parece una fórmula sencilla, pero Barker planifica la narración de forma exquisita (quizás gracias a la experiencia adquirida con sus Libros de Sangre, quizás la obra cumbre de la literatura moderna de género, en los que dosificaba los horrores en hipnóticas espirales), flaqueando solo en el tramo final de la película, cuando Kirsty (Ashley Laurence) adquiere total protagonismo. La piedra angular de esa narración es el resurrecto Jack y su relación con la maquiavélica Julia (Clare Higgins), que le suministra carne de cuarentones para que vaya recuperando el color. Imagino al espectador de la época, desconcertado, asqueado, horrorizado, bamboleado entre personajes adultos bien interpretados y de moralidad turbia, cuando no inexistente o directamente inhumana, y los misteriosos cenobitas, uno de los logros visuales y conceptuales más importantes de la historia del cine de terror, y cuyo potente imaginario no ha sido suavizado ni siquiera por el desgastador efecto de las secuelas. De la primera de las cuales, por cierto, hablaremos otro día.

Hellraiser es, sólo en la superficie, una sesión de esoterismo pop y paganismo pornófilo sin parangón en el género. La pulcra y espesa turbiedad de sus detalles (esa figurita nacarada de una pareja follando) o el indecente sentido del humor de Barker (con los cenobitas buscando los pedazos de Jack para poder comunicarse con él) son guindas para el gran logro de Hellraiser: la descripción minuciosa y empática de la desesperada carnalidad que mueve a los personajes y que les lleva a aferrarse a la vida, a la carne, al sexo y al sudor con una fuerza que, literalmente, les permite levantarse de entre los muertos. Y para hablarnos de los extremos de nuestra humanidad, precisamente, es para lo que se inventó el cine y la literatura de terror.

3 comentarios

  1. ¡Ya tardaba en aparecer Hellraiser por estos lares! Peliculón. Y musicaza, la Banda Sonora firmada por el GRAN Christopher Young corona mi estantería.
    (Por cierto, Tones, sugerencia: ya tengo ganas de leerle en Dosis Mínima, hablando de algo que no le haya gustado NADA DE NADA)

  2. Mierda, la banda sonora que cabeza. Son los problemas de la dosis diaria: todo a toda hostia. Habrá que hacerle una reseñita especial a la BSO, ¿no?

    A mí también me gustaría hablar de supermierdas, pero soy demasiado selectivo. Si me cruzo con algo que no me convenza, aparecerá por aquí, pero… ya me cuido.

  3. Ole con ole. Pedazo análisis.

    Ojalá le dieran perrillas a Barker para que reeditase la película, y saliera una versión SIN LOS RAYITOS AZULES DIBUJADOS CON CARIOCA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: