Moon

moon-2

Moon
2009
Duncan Jones

Hay un instante de Moon que revela las genuínas bases de la que parte Duncan Jones para ensamblar su ficción. Es en el primer cuarto de película, cuando el astronauta instalado en la luna desde hace tres años Sam Bell (Sam Rockwell) se despierta de un estado de inconsciencia provocado por un accidente de trabajo, y descubre un comportamiento sospechoso por parte de Gertry, el robot de a bordo. Desafiando sus indicaciones, sale a la superficie, donde ocurrió el accidente, y encuentra en el mismo lugar a otro astronauta: él mismo. Lo lleva a la base lunar y espera a que éste despierte de un estado muy similar al que él estuvo horas antes. Cuando el nuevo Sam Bell recupera la consciencia, hay una actitud distante entre ellos: el primero parece no ver al segundo, al segundo le escama (pero no le horroriza, ni le escandaliza) la presencia del primero. En pocos minutos comienzan a entablar conversaciones, y el espectador intuye que entre ellos hay una extraña relación regida por la cotidianeidad. Ambos saben que el otro no debería estar ahí, pero la naturaleza de ese encuentro no les es ajena. En el mundo en el que viven, no deberían compartir el mismo plano de existencia, pero la presencia de dos Sam Bells está lejos de ser antinatural. Unos minutos después, un Sam Bell acusa a otro de ser un clon, y el espectador comprende: en el futuro en el que viven los personajes, los clones son perfectamente posibles. Simplemente, en este caso no deberían haberse producido. Sin subestimar al espectador, sin pecar de explicativo y simplemente, desconcertándole para luego justificar esa disrupción de la realidad, Duncan Jones hace ciencia-ficción pura. Durante la mayor parte de la película, lo hace muy bien.

Lo hace muy bien, por ejemplo, cuando usa a los clones para dudar sobre los anhelos, las necesidades y las limitaciones humanas, tan gustasemente hiladas en ese tramo final tan determinista pero, a la vez, poco complaciente. Lo hace muy bien, del mismo modo, en lo técnico, con esas preciosas maquetas con que muestra la superficie lunar y que dotan a los escasos paseos en atmósfera cero de una corporeidad y una tristeza blanquinegra que recuerda, con muy buen tino, a las primeras imágenes que recibimos en la Tierra del satélite en 1969. Y solo flaquea en ese tramo final en el que se permite una expositiva voz en off que arruina parcialmente un gran trabajo de construcción de (no-)atmósfera que había estado sembrando dudas durante todo el film sobre las verdaderas intenciones de la corporación (y que, como en la mejor ciencia-ficción, está por todas partes sin estar en ningún lado), pero se le perdona esa flaqueza final. Se le perdona  no por banalidades por la estupenda interpretación de Rockwell, la soberbia banda sonora de Clint Mansell o la habilidad para frustrar las espectativas del espectador guiñándole el ojo a 2001 o a Atmósfera Cero para deambular luego por otros caminos. Sino porque la buena, la gran ciencia-ficción nace de la observación, la reflexión y la inquisición, y Moon lo hace todo, paladeando cada plano como si se fuera a acabar el oxígeno.

Anuncios

8 comentarios

  1. Usted apunta cosas muy interesantes, pero creo que contiene alguna que otra incoherencia que deviene en agujero de guión. Pero bueno, si es cierto que está bien: Mi momento preferido es el de SPOILER la llamada del clon a “su casa” en la tierra, preocupándose por una hija que, bueno, cree quererla y colgando la llamada justo cuando se revela que su padre está ahí FIN SPOILER

  2. También destaco esa escena desesperanzadora que comenta Salanova… junto con la banda sonora, se me puso la carne de gallina Quedé atrapado durante toda la peli. Es una de esas pelis que degustaré una noche de invierno cada pocos años.

  3. ¿¿Agujeros de guión, Salanova?? ¿Podría hacer el favor de señalármelos?

  4. SPOILERAZO:

    Me quedé con la duda de si la tía que se le aparece a Sam es alguien en concreto o no, ya que no recordaba a Tess.

  5. SPOILERS

    Lo de la tía fantasma a lo Kiyoshi Kurosawa queda colgadísimo sin motivo.

    La película muy bien, pero aparte de esas últimas líneas de guión (que no se que me da que son añadidas a posteriori) tengo la sensación de que la película nunca va más lejos de lo que puede. Le voy a poner el ejemplo que discutimos a la salida del cine: “Cronocrímenes” plantea, en términos muy parecidos (Lem por medio) una estructura de repetición, duplicación y una visión del yo como entidad ajena, donde el más experimentado cuestiona las acciones del aún novato. Donde destaca más la de Vigalondo es que lo propone con todas las consecuencias, siendo su giro final algo que no se queda en simple sorpresa, si no en replanteamiento sumamente hábil y coherente de lo que creíamos haber visto. En ese sentido, se lleva el relato a ser algo más que lo que en principio propone, a dar todo de sí. Con “Moon” me queda la sensación de que si en vez de despertar a otro clon, los hubiesen despertado a todos, me hubiese pelado las manos de aplaudir.

  6. Entre su critica y los comentarios estoy ansioso por ver esta pelicula, muy buen blog Tones.

  7. Tones: Joder, menos mal que procuro no leer nada antes de ver una peli. Casi la cuentas entera.

    SPOILERS que te pasas:

    Por lo demás, casi completamente de acuerdo. Es cierto que la voz final es un poco añadido (quizás impuesto), pero también funciona como contrapunto clásico de dar al espectador una ligera esperanza después de tanta desesperanza en la que uno hasta se imagina que el segundo clon nunca llegará vivo a ningún sitio.
    La vocecita me recordó un poco (pero al revés) a ese clásico italiano de robos (no recuerdo ahora mismo el título) en cuya versión española, cuando al final los ladrones huyen con la pasta en un avión añadieron una voz que decía que a su llegada a nosequé aeropuerto fueron detenidos todos.

    Sobre las tías fantasma:
    Por una parte en el asunto de las visiones está claro que se producen porque todos los clones sufren un deteriorio físico y psicológico a los tres años. Lo que no está tan claro es por qué sueña, además de con su mujer tal y como la recuerda, con otra tía con el pelo largo con la que no folla y a la que dice no conocer de nada cuando la observa en el sofá. No hay duda de que esa otra mujer es su hija ya mayorcita. Lo cual es inexplicable porque él no tiene siquiera conocimiento de que su hija tenga ya ese aspecto. Yo deduje que intentaba indicar muy veladamente algún tipo de conexión metafísica entre los clones y el humano original. Pero estoy abierto a otras interpretaciones.

  8. Como dices, la chica fantasma está claro que es el primer síntoma de malfuncionamiento. Vi la peli sin tener ni idea, y con ese detalle me temí que la peli fuera de fantasmas y apariciones en el espacio… menos mal!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: