Y punto.

1 febrero 2010 - 11 comentarios

Bueno. Llevamos 104 posts. 104 de los cuales unos seis o siete habrán sido avisos, clamar al cielo y demás. Y unos quince o veinte habrán sido reciclados de EliteVisión o El Focoblog. Eso nos deja unos setenta o setenta y cinco posts originales, a uno por día, salvo el pequeño descanso de quince días después de la crisis focofórica. Tres meses de estrés que me he zampado muy a gusto. Ahora tenemos que hacer una pausa.

El motivo es que estoy en una de esas fases febriles de escribir locuras y planear disparates, que se han juntado con una muy bienvenida avalancha de trabajos, algunos de ellos muy agradables, que me ayudarán a pagar las facturas. La cuestión es que tengo que dejar algo de lado, y le ha tocado a Dosis Mínima. Podría sacar ratos aquí y allá, como he hecho a veces para respetar la periodicidad, pero me quemaría, y Dosis Mínima no puede morir chamuscada: tiene que volver. Cuando escriba lo que tengo que escribir, cuando ponga en pie un par de cosicas que se están gestando, Dosis Mínima volverá, y muy a tope.

Así que paramos un momentico. Pero no me meto en el caparazón. Pueden seguir leyéndome en El Focoforo, en Mondo Píxel, en mis tumblrs, en los sitios habituales… y tengo una sorpresa muy especial relacionada con El Focoblog para dentro de muy, muy poco. Tengan en cuenta que si paro Dosis Mínima es para poder escribir otras cosas que les aseguro que les van a pirrar. Al menos a los habituales de las dosis. Cuidense, nos seguimos leyendo y, dentro de unas semanas, volvemos. Palabra de Tones.